quinta-feira, 12 de julho de 2012

España Intervenida

Que constrangimento!

A melancolia tem feito parte do dia a dia da Espanha. A demagogia também, juntamente com a falta de honestidade dos políticos. É claro que na crise econômica, como na doença, fica mais compreensível as pessoas esconderem ou não quererem reconhecer os seus problemas.

Mas é preciso fazer o diagnóstico certo e ser transparente com o doente, isto é, ser transparente com o Povo da Espanha e se propor um Pacto Social, com transparência e honestidade. O PSOE errou por ser transparente, porém fraco, a direita no governo, quer ser forte sem ser transparente. E ainda tem o rei. Para que serve o rei? Se não tem sequer o perfil da rainha da Inglaterra?

Um novo pacto para a Espanha e para a Europa. Pode servir como referência para um novo pacto para o mundo. Mais democracia participativa e mais restrição ao sistema financeiro, mesmo que tenhamos que sacrificar salário e qualidade de vida. Mas o sacrifício deve abranger todos os segmentos da sociedade, a começar pelos mais ricos.

Enquanto isto não acontece, a España continuará INTERVENIDA.

España intervenida

A estas alturas poco debería importarnos la calificación de la tutela europea sobre nuestra economía si esta se tradujera en una rápida recuperación del crecimiento y del empleo. Pero es de temer que no será así

El País - Emilio Ontiveros 12 JUL 2012 - 00:07 CET- La Cuarta Página

Desde el 9 de mayo de 2010 lo esencial de la política económica española no se formula en nuestro país. Las decisiones anunciadas ayer por el presidente del Gobierno completan una larga sucesión de iniciativas no coincidentes básicamente con los planteamientos con los que los dos últimos gobiernos concurrieron a las elecciones.

Se trata, esencialmente, de imposiciones externas: contrapartidas a los apoyos financieros, ya comprometidos o potenciales, de la Unión Europea. Son exigencias no muy distintas de las contenidas en los programas de rescate hasta ahora conocidos. Al igual que las aplicadas en aquellas economías periféricas, no son precisamente favorecedoras de la recuperación a corto plazo del crecimiento económico y del empleo. En ausencia de recuperación significativa en la demanda interna o de nuestros principales socios comerciales, tampoco depararán mejoras inmediatas en el saneamiento de las finanzas públicas.

La principal diferencia con los paquetes aplicados en Grecia, Irlanda y Portugal, además de la denominación formal y del estigma de la intervención, radica en que estos países ya no sufren los rigores propios de la apelación a la financiación en los mercados financieros, mediante subastas de bonos cada día más caras.

Nuestro Tesoro no conoce con la certeza de aquellos las condiciones en las que se financiará a partir de ahora; la experiencia también nos obliga a no dar por definitiva la moderada reacción favorable de los mercados a los anuncios del Gobierno. Otra diferencia con los programas exigidos a esos tres países es la asociada a la más estricta condicionalidad específica impuesta sobre el sector bancario español, consecuente con la petición de la línea de crédito destinada a la recapitalización de los bancos.

La intervención sectorial deja lugar a pocas dudas.
La detenida revisión del Memorandum of Understanding ( MoU) asociado al apoyo bancario, además de muy serias restricciones sobre la capacidad de actuación de las autoridades españolas, exige una redefinición funcional de competencias y autoridad en el seno de nuestras instituciones, del Gobierno y del Banco de España. Para que no quepan dudas de las muy significativas restricciones en los procesos de toma de decisiones, se establece esa revisión trimestral que ejercerán la Comisión Europea, el BCE y el FMI. Esa troika deberá ser consultada siempre que se plantee cualquier tipo de decisiones sobre las empresas financieras supervisadas.

Si el calendario se cumple el sistema bancario español quedará mejor capitalizado que el europeo

Ese estricto control sobre el sistema bancario es comprensible y hasta puede merecer la pena. Quien pone a disposición una suma de hasta 100.000 millones de euros, en condiciones de tipo de interés y vencimiento atractivas, se encuentra legitimado para intervenir en toda regla en el funcionamiento del sistema bancario. Al menos en esos grupos de entidades que necesitarán fondos públicos. Muy probablemente, si la aplicación del calendario detallado en ese documento se cumple sin interferencias de ningún tipo, el conjunto del sistema bancario español quedará mejor capitalizado que el promedio europeo. Contemos, en todo caso, con que los bancos, especialmente los que reciban apoyos, tardarán tiempo en normalizar su oferta de crédito.

Nenhum comentário:

Postar um comentário